Rellenos Faciales

Durante largo tiempo se vienen utilizando diversos materiales con objeto de hacer desaparecer o suavizar las arrugas y surcos, así como dar volumen en estructuras de la cara donde se ha perdido (ejemplo: pómulos, mejillas, óvalo facial, mentón, surcos nasogenianos, de marioneta, etc).

En el pasado se pusieron materiales no reabsorbibles como la silicona, derivados sintéticos del ácido acrílico, pero en la actualidad su uso ha disminuido drásticaente debido a sus efectos secundarios (granulomas o bultos, migración a otros sitios, fibrosis, etc).

En la actualidad existen rellenos o fillers ALTAMENTE BIOCOMPATIBLES y REABSORBIBLES en más o menos tiempo, variando este entre los 6 y los 18 meses, por lo que un posible inestetismo siempre será reversible. De entre todos, el más usado es el ÁCIDO HIALURÓNICO, sustancia que producimos todos los animales y es idéntica en todas las especies, no habiéndose conocido hasta la fecha reacciones alérgicas al mismo. Se inyecta en forma de gel, con diferentes densidades según para lo que sea (arrugas finas y biorrevitalización: baja densidad, surcos y arrugas medios = densidad media, efectos voluminizadores = alta densidad).

Existen casi 600 marcas de ácido hialurónico inyectable, unas más caras y otras más baratas.

En   IUME sólo implantamos rellenos de primeras marcas, con suficientes estudios científicos y clínicos que las respaldan en el tiempo.
Se suele utilizar para borrar arrugas de la frente, entrecejo, patas de gallo, surcos laterales de la nariz, párpados y código de barras, etec. Y para perfilar los LABIOS y darles VOLUMEN. Asímismo los productos de alta densidad se usan para aumentar el volumen del mentón y pómulos, consiguiendo al mismo tiempo efectos tensores sobre la piel de la zona.